lunes, 9 de noviembre de 2009

Un muro se derriba, otros se levantan


Hoy se cumplen 20 años de la caída del muro de Berlín. Para algunos ese hito histórico constituyó el fin del siglo XX (el comienzo del XXI se situaría el 11 de septiembre de 2001) por la relevancia social, política, cultural y económica que tendría posteriormente. Y a raíz de esta cuestión, esta mañana se preguntaban en "Hoy por hoy" de la Cadena Ser si a las puertas de 2010 nos encontramos mejor o peor que el 9 de noviembre de 1989.

Podría opinarse que la situación del mundo ha cambiado a mejor, al igual que podría opinarse lo contrario, pero en lo que todos estaríamos de acuerdo es en que la realidad en pleno siglo XXI es totalmente diferente al año 1989. Se ha pasado de una óptica bilateral de las relaciones entre países (Occidente y la URSS) a una multilateral en la que proliferan los agentes políticos (Europa, Estados Unidos, países emergentes como India, Brasil, o regiones como América Latina, sin olvidar del gran gigante asiático China) con la consiguiente dificultad para mantener la estabilidad en alguna de estas regiones.

Por otro lado, aunque la caída del muro de Berlín fue el símbolo que marcó el fin de una época, el error de levantar obstáculos entre humanos ha seguido cometiéndose hasta nuestros días. Quizá los casos más llamativos siempre sean las fronteras del sur con el norte (México,-EEUU, Ceuta, Melilla, etc.) o el muro levantado en Palestina y que convierte al territorio en una cárcel gigantesca, pero no son los únicos.

En estos veinte años el mundo ha ido a peor en algunos aspectos (la mayoría) y a mejor en algunos otros (el índice de pobreza absoluta era el menor jamás conocido a finales del año 2007), pero es indiscutible que se ha transformado alcanzando una complejidad inusitada hasta el momento que de no ser gestionada de un modo correcto nos hará cometer errores del pasado, desde levantar un muro entre personas hasta llegar a guerras absurdas, innecesarias y destructivas.
Publicar un comentario