lunes, 4 de enero de 2010

Codex Templi: muchas pretensiones, pocas respuestas


"Codex Templi. Los misterios templarios a la luz de la Historia y de la Tradición" es un libro bastante irregular. Y lo es porque la calidad de algunos textos no la encontramos en otros. Nos encontramos con capítulos entretenidos y magníficamente estructurados y escritos y que forman parte de los hechos probados más importantes en torno a la Orden del Temple. Sin embargo, otros no hacen más que teorizar y desgranar hipótesis (algunas de ellas muy traídas por los pelos) en relación a temas marginales que pudieron haber ocurrido...o no.

Un ejemplo de los primeros es el capítulo llamado "Apogeo y decadencia, arresto y juicio de la Orden del Temple", de José Carlos Sánchez Montero. En él se van desgranando las causas del proceso abierto contra la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo, un relato cronológico detallado de cuanto aconteció en aquellos siete infames años, para finalizar en la supuesta maldición que el último Maestre templario, Jacques de Molay, lanzó contra los instigadores de aquél proceso que acababa con su muerte en la hoguera, el Rey de Francia Felipe IV y el Papa Clemente V. Es cierto que hay otros capítulos bastante interesantes, como los que llevan por título "Templarios, los banqueros de la cristiandad", "La Sábana Santa y los templarios. De cómo llegó la Síndone a Occidente" (aunque este capítulo se mereciera estar en los del siguiente párrafo, se trata de un tema muy interesante que engancha desde el primer momento), "Los templarios y la secta de los Asesinos" o "Leyendas templarias" (escrito éste último, por cierto, por un buen amigo del que escribe, y que ya anda metido en nuevos proyectos, si cabe más interesantes aún que el que ahora nos ocupa).

Sin embargo, en el polo opuesto encontramos una multitud de capítulos (hay que dejar claro que no todos) en los que la temática iniciática se mezcla con una supuesta relación con la Orden del Temple, con suposiciones muy forzadas y poco consistentes basadas en las de otros autores que tampoco parecen saber argumentarlas de una forma muy sólida ("Los templarios y la tradición iniciática de los trovadores", "Templarios, jesuitas y masones", "Templarios y alquimistas", etc.).

Por supuesto que no todo es malo en este libro: al ser un proyecto tan ambicioso, abarca multitud de temas, siquiera de forma incidental, pero que pueden bastar para adquirir una base de conocimientos en torno a ellos. Así, por ejemplo, a lo largo de los capítulos el lector se podrá encontrar con valiosas y documentadas referencias en torno a la alquimia, la caballería medieval, el clima social del Medievo, y otros tantos temas con conexiones (mayores, en algunos casos, menores en otros) con la Orden del Templo de Salomón. Otro tanto a su favor, y que acabamos de mencionar someramente, es la gran documentación con la que han contado los autores (una lista bastante extensa de los libros y estudios monográficos que han utilizado la podemos encontrar en un anexo al final del libro).

En definitiva, un libro bastante pretencioso que cumple a medias con el objetivo que se marca desde un principio: ser la Enciclopedia de la "Templariología", esto es, de todo lo que rodeó a los Templarios antes, durante y después de su final.
Publicar un comentario