lunes, 15 de mayo de 2017

Inadaptados


En los últimos años, cuando alguien escuchaba el término "novela escandinava" rápidamente le venía a la mente la trilogía 'Millenium' del sueco Stieg Larsson. Y con razón, pues recibió un gran espaldarazo por parte de los medios de comunicación tanto de nuestro país como en otros de nuestro entorno. Sin embargo, al mismo tiempo se estaban escribiendo cosas muy buenas en los países del norte, y que pasaron desapercibidas para el gran público. 'Elling. Hermanos de sangre', de Ingvar Ambjornsen es un claro ejemplo.

A primera vista, dos jóvenes amigos con problemas de higiene, tutelados por un funcionario del ayuntamiento de Oslo en una vivienda municipal, a los que cuesta relacionarse con todo aquello que se encuentra más allá de la puerta de entrada de su hogar, no parecen los personajes más atractivos (en todas las acepciones del término) para protagonizar ningún relato. Pero en muchas ocasiones nos quedamos con esa idea (equivocada) por no avanzar un paso más allá y asomarnos un poco.

Elling y Kjell Bjarne son dos inadaptados sociales que viven enclaustrados en un piso municipal, a los que les da miedo hablar por teléfono o salir a cenar, cosas que para la mayoría de las personas son habituales. Pero fruto de la casualidad conocen a una mujer embarazada (Reidun Norsletten) y a un poeta (Alfons Jörgensen), con quienes, además de conformar un peculiar grupo, comenzarán a experimentar actividades insospechadas hasta ese momento (excursiones a la playa, veladas poéticas, cenas en restaurantes de moda).

Aunque en algunas ocasiones las situaciones descritas puedan producir vergüenza ajena, hemos de tener en cuenta que el humor es un personaje más de la novela, que ayuda a cambiar la perspectiva, llegando a convertir algo bochornoso en algo tierno, que te lleva a respetar a los protagonistas. Y es que el humor aquí no es hiriente, sino que se utiliza de manera elegante y cuidadosa para presentarnos una situación que de graciosa, a priori, no tiene nada.

Además de lo anterior, la novela muestra muy claramente cómo es la sociedad noruega y sus costumbres, cómo vive la gente en Oslo y qué es lo que hace para divertirse, y cómo afecta el clima en todo ello. Aunque no se sitúe en un espacio temporal concreto, pues no le hace falta, la acción parece desarrollarse a mediados de los noventa, y lo sabemos por una mención que se realiza de la primera ministra del país.

'Elling. Hermanos de sangre' es una novela que, a través del humor, nos presenta una situación incómoda y muchas veces invisible, pero lo hace de un modo que ayuda a desengrasar las miserias que contiene. Una novela ágilmente escrita, que te hará olvidar, por un rato, que hay hombres que no aman a los mujeres. Intenta contener las carcajadas en el metro.
Publicar un comentario